30/1/16

Carlos Alberto Juárez

 
"No es un pájaro, no es un avión...", coincidieron todos los ilusionados y esperanzados aficionados que asistieron a la presentación de Carlos Alberto Juárez como jugador del Murcia. Bien podrían haber añadido "...y parece que tampoco el goleador que nos mantendrá en Primera" cuando observaron que llegó con 104 kilos, demasiados incluso para alguien que superaba el metro noventa. Al contrario de lo que puede parecer observando la imagen que acompaña estas líneas, Juárez no volaba. Esto resulta lógico porque no venía de Kriptón, pero es que hasta trotar le costaba.

En Enero de 2004 John Benjamin Toshack y los dirigentes del Real Murcia buscaban un delantero de garantías para lograr mantenerse en Primera, dado que exceptuando a Luis García, ni Karanka, Richi, Esnáider o la pulguita Quintana  parecían estar muy atinados de cara a puerta. Si bien se barajaron los nombres de Jardel, Alex Alves y Juan Sánchez, terminó llegando Carlos Alberto Juárez, un curtido y corpulento ariete nacido en Argentina y nacionalizado ecuatoriano.

"Cuqui" Juárez había jugado en Lanús, Wanderers y Nacional de Montevideo, Santos Laguna, Sporting Cristal y principal, fundamental y exitosamente (y a lo largo de varias etapas) en el Emelec, donde se convirtió en uno de los grandes ídolos del club a base de goles y de títulos. En España las cosas no le fueron nada bien: a los problemas con su ficha por un problema informático de la LFP se sumó una evidente y preocupante falta de forma que generó como resultado que el delantero apenas disputase 159 minutos repartidos en 5 encuentros, en los que no consiguió marcar. 

Mientras se ponía a punto, Carlos Alberto Juárez debutaría de manera no oficial con el Murcia ante el AD Guadalupe en un encuentro correspondiente a la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa Presidente de la Región. Un conjunto pimentonero que había sido derrotado 4-1 en la ida, venció 2-1. Juárez, que anotó un gol, fue señalado en el programa "Directo a Gol" de la televisión murciana por un defensa del Guadalupe que reconoció que "nunca había sido tan fácil marcar a un jugador". 

Finalizada la temporada 03/04 regresó a Ecuador para jugar en Liga de Quito, donde fue suspendido durante 6 meses por habérsele encontrado restos de cocaína en un control antidopaje. En 2005 y una vez cumplida la sanción, fue contratado por el Deportivo Quito. En 2006 pasó por Nacional de Montevideo y en 2007 volvió al Emelec, club al que todo le dio y del que todo recibió. Se retiró en 2008.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada