7/2/17

Fútbol y Política (VIII): Salva Ballesta, vetado en el Celta de Vigo por "sentirse muy español" (2013)


"Es una pena que en los tiempos en los que estamos se confunda la política con el deporte. Nunca me he referido a la política, sólo he dicho siempre que me siento muy español. A mi la política me la refanfinfla. Yo soy español y moriré siendo español, me siento muy orgulloso de ello" (Salva Ballesta)

En Febrero de 2013 el Celta de Vigo anunció la contratación de Abel Resino para reemplazar en el puesto de entrenador a Paco Herrera. Su ayudante hubiese sido Salva Ballesta de no ser por la presión ejercida por el grupo de aficionados del conjunto celeste que no le querían en el club debido a su ideología política y terminaron impidiendo su llegada: "Yo había salido de Málaga en dirección a Vigo, iba por Madrid y me llamó el presidente para decirme que no iba a poder ser porque un grupo minoritario de aficionados no estaba a favor, por temas políticos, de que fuese al Celta con Abel".

Salva, que celebraba sus goles realizando el saludo militar y serigrafiaba sus botas con la leyenda "¡Arriba España!", siempre se definió como "apolítico y muy español" a pesar de realizar declaraciones que para algunos insinuaban su línea de pensamiento y que a la postre servirían como excusa los aficionados del Celta que lo tildaron en las redes sociales de "fascista", "facha" e incluso "nazi" y vetaron su fichaje. El delantero reconoció haber votado al Partido Popular y nunca ocultó su admiración por los pilotos Joaquín García-Morato o Hans-Ulrich Rudel ni el deseo de conocer a Antonio Tejero Molina, así como tampoco se ruborizó al solicitar darle 72 horas "a los que hay que dárselas" para acabar con ETA ni al confesar respetar más a una caca de perro que a Oleguer Presas o manifestar que si un vasco o catalán no se siente español "se tiene que joder porque ha nacido en España".


Referencias:
Salva Ballesta (Ficha en BDFútbol)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada