7/2/16

Julio Iglesias


"Siempre hay por quien vivir y a quien amar / Siempre hay por qué vivir y por qué luchar / Al final las obras quedan, las gentes se van / Otros que vienen las continuarán: la vida sigue igual..." (La vida sigue igual)

Julio José Iglesias de la Cueva nació el 23 de Septiembre de 1943 en Madrid, España. Se le recuerda como un portero de gran proyección que jugaba en las categorías inferiores del Real Madrid al tiempo que cursaba Derecho en la Universidad Complutense hasta que la noche del 22 de Septiembre de 1963, a punto de cumplir los 20, sufrió un grave accidente cuando volvía a Madrid desde Majadahonda que lo dejaría semiparalítico durante un año y medio y que lo obligaría a dejar la práctica del fútbol. 

El enfermero que lo cuidaba, un tal Eladio Magdaleno, sin saberlo le haría un regalo que cambiaría para siempre su vida: una guitarra. Así, desde su cama del hospital, Julio Iglesias se pasaba horas y horas escuchando la radio y escribiendo poemas tristes y románticos que preguntaban por la misión de los hombres en la tierra (?). Rápidamente y al haber aprendido los acordes básicos de la guitarra, comenzó a ponerle música a sus versos.

Años después, en Julio de 1968 se presentaría al afamado Festival de Benidorm, que ganaría y que le abriría las puertas al mundo de la música participando los años siguientes en Viña del Mar, Golden Stag e incluso Eurovisión,  encumbrándose como uno de los grandes cantantes populares del país y del mundo. El resto es historia. Hoy, al tiempo que procrea y publica recopilatorios quizás añore esos tiempos en los que pudo haber sido portero del Real Madrid y por qué no, de la selección española. 
 

Referencias:
"La vida sigue igual" (Ficha en Filmaffinity)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada