25/1/11

Diyan Donchev Angelov

A principios de la década de los 90's surgió en el fútbol europeo una gran generación de futbolistas de un país de escasa tradición balompédica hasta el momento como era Bulgaria. Liderados por el siempre talentoso y polémico Hristo Stoichkov, alcanzaron su cénit en el Mundial USA 94, donde brillaron con luz propia algunos jugadores semidesconocidos como el portero Mihailov, el "pelat" Iordan Letchkov, el ídolo de quinceañeras Trifon Ivanov, Lubo Penev o el pelirrojo Kiriakov. Antes de esa cita mundialista algunos de los ojeadores más sagaces ya se percataron de lo que se estaba gestando entre los Balcanes y el Mar Negro, y recomendaban a sus respectivos clubes que se aventuraran a fichar en aquellas tierras. De esa forma se propició la llegada de Diyan Donchev Angelov (Razagrade, Bulgaria, 17 octubre 1964) al Atlético Osasuna en otoño de 1991.

Angelov era un centrocampista dotado de cierta técnica que se había formado y desarrollado buena parte de su carrera futbolística en el modesto Dunav Rousse hasta que uno de los clubes potentes de la liga búlgara como el Slavia de Sofía apostó por él en 1990. Sin duda era un gran avance en su trayectoria, pero ni se imaginaba que apenas un año más tarde iba a participar en uno de los campeonatos de mayor prestigio como era la Liga española. A pesar de que cuando le llegó la propuesta del Osasuna no las tenía todas consigo, una conversación con su compatriota y amigo Hristo Stoichkov terminó de convencerle de que no podía dejar escapar la oportunidad de vivir sus años de plenitud futbolística en España. De ese modo, rechazó una oferta del fútbol griego y los navarros se hicieron con su ficha a finales de octubre de 1991 a cambio de 20 millones de pesetas para que disputase la ya iniciada temporada 91/92 y dos más.

A juzgar porla imagen que ilustra este post, el búlgaro no lo veía del todo claro y no fue necesario más que esperar a su debút ante el Oviedo unos días más tarde, donde a pesar de la victoria por la mínima de su equipo, las crónicas hablaron de "actuación simplemente discreta" de Angelov. Durante aquella temporada apenas participaría en 10 encuentros ligueros más. Quizá se podía achacar esta falta de oportunidades a problemas de adaptación, pero la campaña siguiente sus cifras lejos de mejorar empeoraron bastante, pues ni siquiera acumuló 200 minutos en toda la temporada en los que le dio tiempo a anotar un gol y ser expulsado. En vista del escaso éxito, llegado el verano de 1993 se buscó acomodo en otro club, pero no llegaría a un acuerdo hasta mediados de noviembre de ese mismo año, cuando obtuvo la carta de libertad rescindiendo el contrato con el Osasuna y comprometiéndose con el Levski de Sofia.

Pese a que rondaba ya la treintena todavía le quedaba cuerda para rato pues no fue el Levski su último equipo. Todavía jugaría una temporada en el Lokomotiv, otros dos años en el Slavia y cuando todo apuntaba a su retirada, hizo el petate y se marchó para la liga estadounidense defendiendo los colores del Richmond primero y del HR Mariners más tarde, hasta que por fín dijo adios definitivamente al mundo del fútbol profesional en 1998. Desde entonces pocas señales de vida ha dejado, pero no se vayan a creer que esto nos quita el sueño.

TWITTER

No solo de futbol vive el hombre, tambien puedes jugar a juegos de poker en Internet
Se ha producido un error en este gadget.

SEGUIDORES

ARCHIVO

 
▲ Inicio ▲