10/3/09

Iván Rodríguez Rabell "Ivo"

Debe ser complicado iniciar tus pasos en el mundo del fútbol en un equipo apadrinado por una empresa cervecera y en lugar de cultivar una prematura curva de la felicidad ser capaz de alcanzar la primera división. Ahí reside el respeto que desde ya queremos mostrarle al barcelonés Iván Rodríguez Rabell, nacido el 15 de marzo de 1978 y más conocido en el mundillo de la pelota como "Ivo". Como decíamos, pues, jugó siendo niño en el FC Damm antes de ser captado para perfeccionar su rendimiento en el carril izquierdo por los ojeadores de La Masía, pero antes de llegar siquiera a ilusionarse con debutar en el FC Barcelona se marchó a los juveniles del Atlético de Madrid.

En el club rojiblanco las cosas fueron quizá demasiado rápido, ya que tras debutar en el primer equipo en la 97/98 con una rotunda victoria por 3-0 cuatro días antes de su vigésimo cumpleaños ante un Deportivo que tenía en Bassir, Hadji y Abreu a sus principales argumentos ¿ofensivos?, y ver prolongada su participación una semana más tarde con otra victoria en el Molinón, pensaba que había hecho méritos suficientes para merecerse una ficha y un dorsal en primera división. La realidad le recordó que lo dificil del asunto es mantenerse, no llegar, así que en lo que restaba de temporada le tocó banquillo, grada y filial, y lo de jugar al lado de ídolos como Avi Nimny o Juanma López sólamente se lo podía permitir en algún entrenamiento que otro.

La campaña siguiente Ivo se marchó al Mallorca B a foguearse un poco más a base de partidos (33) y algún que otro golito (3) para regresar al Atlético con una base más sólida. Lamentablemente de poco le valió, puesto que no sólo no olería ni un minuto en primera, sino que había perdido también el puesto de titular en el filial rojiblanco. Indudablemente fue peor el remedio que la enfermedad, pero algo le debieron ver en el Oviedo para ofrecerle un hueco en su plantilla en la campaña 00/01. Consiguió jugar 16 partidos, pero casi siempre como suplente, y como sabrán aquel Oviedo de los Claessens, Collymore, Joyce Moreno y demás prodigios terminaría con un traumático descenso de categoría que a punto estuvo de costarle la supervivencia como entidad, y del que a día de hoy todavía no se ha recuperado.

A partir de ese momento Iván Rodríguez se recicló en un culo inquieto de la 2ªB pasando en los años sucesivos por el filial del Espanyol (con 24 años!), por el Burgos, la Cultural Leonesa donde se mantuvo 3 temporadas, también en el Talavera, en el Baza, Motril, Manlleu hasta que a día de hoy pelea en la tercera catalana con el Mataró de Iván Peñaranda Llauradó por no bajar de categoría. Al menos está venciendo con casi 31 años la dura batalla contra la barriga cervecera, que no está nada mal viendo sus inicios, y si no es así, las rayas verticales del uniforme lo disimulan muy bien.

TWITTER

No solo de futbol vive el hombre, tambien puedes jugar a juegos de poker en Internet
Se ha producido un error en este gadget.

SEGUIDORES

ARCHIVO

 
▲ Inicio ▲