23/9/08

Paco Pavón

En el patio del parvulario, el pequeño Paquito Pavón (Madrid, 09/01/80) presumía de poseer unas piernas portentosas para patear la pelota. Su papá pronto pensó que se podría poner a practicar para, ¿por qué no? poder participar en Primera, así que se propuso ser un pelotero de pro. Poco a poco su paciencia y su progresión lo propulsaron hacia la primera plantilla del Real Madrid. Procuró dejar patente desde el principio que Paco Pavón no era un paleto pueblerino, y parecía más pijo con el paso de los partidos.

Hubo un período que quiso parecerse al personajillo que porta el nº14 en la parte posterior del pecho de la prenda (si, el del patético peinado pigmentado como un pollo que parece una peluca postiza, quien se piensa un perdonavidas, presume de propinar peinetas a la parroquia del plantel oponente y que provoca ganas de percharlo por la pechera y partirle el pómulo y el parietal superior de un par de puñetazos, puagh!!!) paseando su peinado poppy por el pomposo campo de golf mientras practicaba su "putt" con esas pequeñas pelotitas.

Su participación en los partidos, sin llegar a ser un paladín de perfección con la pelota en los pies, podemos poner que fue pasable. Poco le preocupaba seguir progresando, puesto que la prensa y los contratos publicitarios le reportaban una píngüe partida presupuestaria, y estaba presente en posters pegados en la paredes de patéticas prepúberes (y porque no había politonos...!). Poco a poco su pertinaz pérdida de pillería y los pocos partidos en que le permitían participar provocaron en su pecho un profundo pesar. El paseo por el patíbulo del pavonismo era patente.

Este penoso proceso propició que se pensase una propuesta procedente de la población que profesa pasión sin parangón por "la Pilarica", patrona del país, así que pilló su petate y partió para allí. Al poco de plasmar su pulgar en el papel, le pusieron a practicar con la plantilla y poner a punto sus piernas para la primera pachanga. En la previa del partido las peñas, con petardos, papelitos de periódico y unos pocos con el pecho pintado, promulgaron su preferencia por Paco Pavón. Pero pocos partidos precisaron para percatarse que a duras penas iba a participar, pues parecía un poquito patoso con los pies y la pobre pelota poco patinaba sobre el prado puesto que los puntapiés que le propinaba parecían partirla en pedazos, poniendo en peligro a los parroquianos que poblaban la platea.

Por otra parte su pierna de porcelana le dio más de un problema y tuvo que parar de participar en los partidos. La imperturbable paciencia que presentó ante el percance le permitió ponerse a punto pero apenas pudo poner de su parte para porfiar por la permanencia en primera y se precipitaron al pozo. Con el plantel en división de plata, tras el período playero de 2008, parece presentársele un proyecto en que puede ser protagonista junto a Pignol, Pulido y Paredes, aunque tendrá que partirse el pecho para poseer un puesto en propiedad. Por si acaso, permanece pendiente de una posible llamada de los petrodólares que le haga partir para otra parte.

Este post parece una penitencia, pues no pocas penurias ha provocado en Pableras, que por no ponerse a pasar apuntes prefiere perderse con estas patéticas payasadas, pero pienso que podrán paladearlo con placer. Asimismo, es innegable que este post está inspirado en este otro de la mítica EnUnaBaldosa. Jamás el alumno podrá superar al maestro...

TWITTER

No solo de futbol vive el hombre, tambien puedes jugar a juegos de poker en Internet
Se ha producido un error en este gadget.

SEGUIDORES

ARCHIVO

 
▲ Inicio ▲