10/8/08

Martín Ricardo Ligüera

En Agosto de 2003 el Mallorca vendía al Atlético de Madrid a dos de sus más importantes jugadores, Álvaro Novo y Ariel Ibagaza. A cambio, el cuadro colchonero entregaba nada más y nada menos que a Nagore, Stankovic, Colsa y el Petete Correa al equipo balear. La salida del petiso jugador argentino, así como la llegada de semejante “pack renaldo” que llegaba a la isla hacía necesaria la incorporación de un creador, un mediapunta hábil, técnico, con llegada y pegada que se complementase con Samuel Eto’o, y que además, fuese carismático y poseedor de dotes de liderazgo. Este perfil, por supuesto, no era o al menos no pareció corresponderse con el elegido por la por entonces dirección deportiva del Mallorca, Martín Ricardo Ligüera.

Nacido en Montevideo, Uruguay, el 9 de Noviembre de 1980, Martín Ricardo Ligüera llegó al Mallorca avalado por haber sido elegido mejor jugador uruguayo de 2002 y habiendo sido convocado una decena de veces con su selección. Formado en la cantera del Nacional, fue en 2000 y en las filas del Cerro que este lento y desubicado “enganche” se dio a conocer, anotando 14 goles en 33 partidos en el que era su primer campeonato como profesional. Tras eso, pasó por Defensor en 2001 con igual fortuna: 13 goles en 40 partidos y Fénix, con 29 en 57 entre 2002 y 2003. Semejante palmarés, así como su corta estatura, parecía presagiar el aterrizaje en Mallorca de una nueva e incluso mejorada versión del caño Ibagaza. Sin embargo, nada más alejado de la realidad...

Ligüera no sólo no se consagró en España como sucesor del hoy jugador del Villarreal sino que apenas disputó 10 minutos de un partido jugado el 21 de Septiembre de 2003 ante el Sevilla, y es que la presencia de Nené, Toni y hasta un devaluado y sin sombrero Finidi, así como su baja forma física le cerraron siempre las puertas a la titularidad. En el mercado invernal de la 03/04 la llegada del serbio Delibasic, que también ocupaba plaza de extracomunitario, le obligó a marcharse al Grasshopper antes de regresar al Nacional a finales de la misma campaña: "El Nacional es mi casa y estoy feliz de regresar...". Parece que además de renaldinho era mentiroso, puesto que tras una buena temporada, en la que anotó 15 goles en 36 partidos, decidió nuevamente emigrar para fichar por el Club San Luis mexicano primero y Alianza de Lima después, antes de volver en 2006 a su país para iniciar su tercera etapa en su querido Nacional.

TWITTER

No solo de futbol vive el hombre, tambien puedes jugar a juegos de poker en Internet
Se ha producido un error en este gadget.

SEGUIDORES

ARCHIVO

 
▲ Inicio ▲